Siempre será bueno tener amigos que traspasen las fronteras tangibles con los que se pueda pasear a través del camino impredescible del pensamiento.

martes, junio 27, 2006

Escribo con la izquierda

Después de la tempestad… ¿vendrá la calma? O sea, después del 2 de julio… ¿vendrán la concordia y el diálogo?

A unos días de las elecciones el debate político gira en torno a acusaciones sin pruebas, críticas sin sustento, propuestas superficiales y argumentos que contradicen discursos anteriores, con todos los partidos políticos jugando en el mismo estadio. Esta situación me recuerda “La Granja” de Orwell: al final, juegan cartas en la misma mesa los humanos con los cerdos, y la situación se vuelve confusa pues ya no sabemos quienes son los humanos y quienes los cerdos. Nuestra realidad mexicana es aún peor, ya no sabemos, incluso, si la verdad existe.

En general, el contenido de los discursos políticos fue de muy bajo nivel, menospreciando con ello a los electores. Me sorprende aún más del partido “azul” que propaga una gran cantidad de información para atacar al contrincante “amarillo” tachando sus propuestas de populistas. Aquel partido “azul” que afirma que su principal contrincante se aprovecha de la (supuesta) ignorancia del pueblo humilde pero incorpora como promotores de su campaña a estrellas populares del futbol y al mismísimo Chespirito.

En fin, por el momento sólo me interesa explicar de manera breve mi afinidad con la izquierda, para aquellos que me conocieron mirando hacia el otro lado.

Para los que nos consideramos idealistas, la izquierda significa el camino hacia una transformación social basada en la igualdad. Una igualdad de oportunidades para hombres y mujeres, blancos y negros, ricos y pobres, heterosexuales y homosexuales que nos permita atenuar en la mayor medida posible la línea que nos divide en grupos o segmentos poblacionales, y que a su vez pueda repercutir en una mayor estabilidad social. Debemos potenciar los valores sociales antes que los valores netamente individuales, sin embargo, el desarrollo individual es importante y no se debe estancar, ya que induce a la competitividad y al mejoramiento de la calidad. Por la misma razón, es sano que exista la diferencia de sueldo entre dos personas, y más que una igualdad en este sentido se debe buscar la proporcionalidad, de manera que las diferencias no se salgan de ciertos parámetros.

La corriente de izquierda no se diferencia con la derecha por estar en contra de la generación de capitales e inversiones, la diferencia radica más bien en la distribución del presupuesto enfocado mayormente hacia programas de asistencia social.

Una diferencia más notable que podemos encontrar, es que la izquierda en México promueve en mayor medida la libertad en varios aspectos cómo pueden ser desde la sexualidad y el uso de los anticonceptivos, hasta el culto religioso, e incluso el matrimonio entre personas del mismo sexo; temas que la derecha conservadora prefiere evadir, a pesar de ser temas trascendentales en el mundo actual.

2 Comments:

At 8:56 p. m., Blogger Neith said...

Ay amiguito, pues ahora si ni que decir... sólo que me parece buena la reflexión acerca de la convicción política y los ideales... muchos debiéramos seguir tu ejemplo...

Yo voto por una consciencia política pacífica e inteligente!

 
At 8:47 p. m., Anonymous Anónimo said...

Looks nice! Awesome content. Good job guys.
»

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home